Opinion | 01-06-20

¿Y ahora qué? Muchos abogados se preguntan qué pasara con los movimientos laterales

Tras el comienzo del Estado de Alarma, hemos leído multitud de artículos y opiniones analizando la situación del mercado legal y como los despachos y las empresas están reaccionando y adaptándose para lo que está por venir.

Con la volatilidad del mercado en máximos y las noticias cambiando en cuestión de horas, los encargados de la toma de decisiones en las firmas de abogados y empresas están actuando con mucha precaución con el fin de tomar las decisiones acertadas.

De esta forma, en los principales medios internacionales especializados en el sector jurídico se habla de cómo la mayoría de los despachos de abogados de las grandes plazas jurídicas, Nueva York, Londres, Paris, Madrid, Barcelona, etc., han tomado algunas medidas como por ejemplo: pedir que los empleados disfruten del 40% de sus vacaciones antes de junio, la congelación de contrataciones laterales (tanto socios como asociados), aplazar el pago de beneficios a los socios u otras más contundentes como realizar ajustes en su plantilla.

Por todo ello, en las últimas semanas hemos visto una bajada significativa en los movimientos laterales de abogados, sobre todo teniendo en cuenta el gran volumen al que nos tiene acostumbrado la prensa dando a conocer varios movimientos de peso cada semana; entonces muchos abogados se están preguntando ¿Y ahora qué?.

Como siempre se ha dicho, toda crisis trae consigo muchos puntos negativos pero también se ha demostrado que surgen oportunidades y que si consigues estar en el sitio adecuado en el momento adecuado podrás beneficiarte de la situación. Prueba de ello es que a pesar de que las empresas de selección hemos visto una reducción significativa en la demanda de abogados de las áreas más transaccionales como Mercantil, Fusiones y Adquisiciones, Inmobiliario, etc., en otras áreas que prestan un asesoramiento más continuado como Reestructuraciones, Societario, Contractual o Laboral sí están surgiendo oportunidades. A su vez, aun siendo un área transaccional, no debemos perder de vista al sector del capital riesgo pues hemos visto como los fondos de inversión y otros vehículos sí están contratando ya que surgirán buenas oportunidades por la bajada de precios y realizarán inversiones.

Además, al contrario de lo que pueda parecer, los despachos más locales y/o pequeños no son los que están tomando las medidas más drásticas, sino las firmas más grandes e internacionales, ya que son estas últimas las que más dependen de las grandes transacciones y las que están más expuestas a los efectos escalonados y globales del Covid-19 de forma que todas sus oficinas se ven afectadas complicando mucho hacer predicciones a medio-largo plazo ya que cada mercado sigue calendarios y consecuencias diferentes. De esta forma, mientras que las firmas más locales pueden tener una visión más certera a corto plazo de cómo evolucionará un mercado concreto, centrarse en estas áreas no tan transaccionales y “beneficiarse de la crisis”; las grandes firmas internacionales están tomando una posición más conservadora a la espera de lo que pueda pasar en los diferentes países donde tienen presencia.

Sin embargo, aun con todo esto, se está viendo en el mercado como firmas con un mayor músculo financiero o que no están sufriendo tanto esta crisis, están dispuestos a “comprar talento” y aprovechar la situación del mercado.

 Prueba de ello es el interés que nos han trasladado varios socios directores, especialmente firmas de Auditoria con una pata de legal, para estudiar incorporaciones estratégicas, como directores o socios que puedan arrastrar una pequeña cartera de clientes e incluso aprovechar para crear un área completamente nueva ya que las necesidades de los clientes están cambiando muy rápidamente.  

Por último, cabría analizar también el cambio que se está produciendo en los demandantes de empleo, ya que el mercado legal nos tiene acostumbrados a ver cómo los despachos de abogados son los responsables de mover asiduamente el talento jurídico, sin embargo estamos viendo como las búsquedas para formar parte de la asesoría jurídica de una empresa son las que más se han mantenido. Por ejemplo, estamos viendo como empresas tecnológicas, especialmente de comercio electrónico y del sector inmobiliario, han lanzado posiciones en las últimas semanas.

Con este panorama tan complejo, es más importante y útil que nunca trabajar con un reclutador que esté bien conectado en la industria y en el que confíes. Cuando la oferta comienza a superar la demanda, las firmas de abogados y las empresas recurren a sus reclutadores de confianza por lo que aconsejamos a los candidatos hacer lo mismo.